Direct access to content
Etiquetas , ,

Hoy día, hay aplicaciones para hacer casi de todo. Hace unos años estudiábamos gruesos manuales para aprender a manejar cualquier software, pero desde la irrupción de los smartphones, muchas aplicaciones son tan simples que las dominamos en pocos minutos.

Cuando tenemos muchas opciones de software para resolver un problema, no elegimos el más bonito ni el que tiene más “features” (¿acaso utilizamos Line o Telegram antes que whatsapp?). Elegimos el más simple, el que nos resuelva el problema con menor esfuerzo de nuestra parte. Lógico: ¿tenemos algo más valioso que nuestro propio tiempo?

Es por eso que si queremos tener éxito en nuestros proyectos, debemos abordarlos con un enfoque multidisciplinar. Aún hay muchas empresas que creen que esto de la “usabilidad” es cosa de los diseñadores. Craso error.

Ya seas diseñador, maquetador, analista, SEO, especialista en marketing, o incluso un director de proyectos, aprender UX para aplicarlo en los departamentos diferentes es una gran idea, ¿sabes por qué?

Lo importante no es en qué trabajas, ni siquiera la experiencia o los estudios que tengas sino el “factor UX”, como decía Bram Bos en su artículo: The UX-factor: why I don’t care where or what you studied, respondiendo a la pregunta de qué tipo de educación buscaba en los perfiles a contratar para crear un equipo UX para una gran empresa. ¿A qué se refería con esto?

Resumiendo mucho, buscaba tres características:

 

  • pasión por el diseño
  • empatía
  • y habilidad en la resolución de problemas

 

La UX es una disciplina nueva, y las personas que la han desarrollado tenían backgrounds personales de lo más variopinto: psicólogos, sociólogos, programadores, diseñadores, artistas, periodistas, arquitectos…

La UX no es ni debe ser competencia de un sólo departamento, es de las empresas en su totalidad, ya que no abarca sólo aspectos digitales, sino cualquier interacción entre dos partes. Entender esto es ganar tiempo y eficacia en la implementación.

Las citadas tres características son indispensables para la creación de equipos de Diseño Centrado en el Usuario en cualquier proyecto. Si pudiera añadir otro consejo para crear estos equipos UX, el mío sería incluir mujeres. Durante demasiado tiempo el software y la programación han sido “cosa de hombres” -cada vez menos-, pero hay que tirar definitivamente esta barrera.

Las aportaciones femeninas a la Experiencia de Usuario han sido muchas en los últimos años: Olga Carreras, por ejemplo, es referente en usabilidad y accesibilidad; Gaby Prado, creando equipos UX y compartiendo su conocimiento en grandes artículos; o Verónica Traynor, investigadora y divulgadora con muchísimo material interesante publicado. Son sólo tres ejemplos pero hay muchos más, y también en inglés.

Cualquier persona con empatía, sensibilidad artística y capacidad resolutoria puede ser un diseñador de Experiencia de Usuario en potencia.

Y tú, ¿tienes el factor UX?

There is a mobile optimized version of this page, view AMP version.

Comenta el artículo

Lo necesitamos

Lo necesitamos

Suscríbete a nuestro feed de ideas