Direct access to content
Etiquetas , ,

Lo que comenzó siendo un hobby se ha ido convirtiendo en toda una profesión: el fenómeno youtuber, o lo que es lo mismo, ganarse la vida compartiendo videos. Nació en Estados Unidos y en los últimos años se extendió por todo el mundo, ya que sus seguidores se multiplicaron hasta llegar a ser millones, ante la sorpresa de todos.

Pero, ¿qué es exactamente un youtuber?

Aquel  que comparte vídeos de elaboración propia en los que se le ve haciendo algo interesante para un público concreto, (jugar a un videojuego, enseñar cómo maquillarse como una it girl, etc.). Lo más sorprendente es que esta generación de comunicadores ha conseguido profesionalizarse en muy poco tiempo debido a su manera de crear audiencia; y es que los más populares pueden ingresar al día grandes cantidades de dinero (los más ricos del mundo, por ejemplo, tienen un ingreso anual de 2.5 millones de dólares) dependiendo de las reproducciones que contabilicen y no de su número de suscriptores o de los likes que reciben.

imgpsh_fullsize-1

Entonces, ¿qué diferencia a un youtuber de otro si realizan videos de temas similares?

No existe una serie de requisitos que garantice el éxito de un canal, pero el objetivo es crear una relación de cercanía con los seguidores. Los usuarios cada vez son más exigentes, así que hay que invertir en equipo, aprender a editar… Por tanto, uno debe especializarse pero no demasiado para no alejarse de los temas de interés general.

¿Se puede hablar sobre cualquier tema en los videos que se suben al canal?

Hasta hace unos días sí, pero Youtube ha cambiado los criterios para la monetización de sus usuarios: calificará a sus partners (youtubers)  y les impondrá nuevas políticas de “contenido inadecuado para anunciantes”. En el contenido que se considera “inadecuado para anunciantes”,  se incluyen:

  • Escenas de carácter sugerente, incluidos desnudos parciales y humor verde (chistes con referencias sexuales).
  • Violencia, incluidas imágenes de lesiones graves y acontecimientos relacionados con el extremismo violento.
  • Lenguaje inapropiado, incluso el acoso, las obscenidades y el lenguaje vulgar.
  • Incitación a la venta, el consumo o el abuso de drogas y sustancias reguladas.
  • Acontecimientos y asuntos controvertidos y delicados, como conflictos bélicos o políticos, desastres naturales y tragedias (aunque no aparezcan imágenes explícitas)

Aunque la plataforma ha informado de que los videos que no cumplan con dichas normas no serán dados de baja, estos no generarán ganancias a los autores. En principio, no dejará tener publicidad los vídeos que incluyan este tipo de contenido pero si hay muchos bloqueos sí es posible que se lleve a cabo el cierre del canal.

Como era de esperar, las reacciones no han tardado en llegar. Muchos youtubers se han quejado a través de sus redes sociales, calificando estas medidas como “políticas retrógradas” o “censura”; al afirmar que estas afectarán no solo a los contenidos publicados sino que también algunos de ellos ya no tendrán qué decir al no poder tocar temas que pudieran considerarse inapropiados (en Twitter el hashtag #YoutubeIsOverParty se hizo Trending Topic este fin de semana).

Origen de esta política. La causa por la que Youtube ha decidido imponer estas nuevas reglas es que va a cuidar mucho más la imagen de sus anunciantes, al mismo tiempo que va a evitar escándalos ya que cada vez es más importante lo que ocurre en los vídeos.

Y tú, ¿consideras que estas medidas eran necesarias? El debate queda abierto y existen cantidad de opiniones sobre este tema que está generando tal polémica.

 

There is a mobile optimized version of this page, view AMP version.

Comenta el artículo

Lo necesitamos

Lo necesitamos

Suscríbete a nuestro feed de ideas