Direct access to content

En los últimos tiempos hemos podido ver cómo Google ha ido aplicando algunos cambios en su página de resultados de búsqueda y más concretamente en lo referente a los anuncios de pago. Como ya vimos hace algunos meses, los anuncios de Adwords pasaron de la sección derecha de la página a la parte superior. Pero no ha sido el único cambio; ahora Google está “mimando” cada vez más su servicio de Google Shopping, brindándole mucha más importancia y visibilidad.

Por si todavía no sabes en qué consiste Google Shopping, es un servicio a través del cual un usuario puede buscar y comparar productos de las diferentes tiendas online. En este vídeo lo entenderás algo mejor ;)

 

 

Y es que, si tienes un ecommerce, este servicio puede ser el mejor “escaparate” para tus productos. Tanto es así que los últimos datos ofrecidos por Google han demostrado que, en tan solo un año, los clicks en estas fichas de producto o PLAs, han aumentado un 79%.

grafico-yoy-esp

Fuente: Google Internal Datal, PLA clicks for all Google Search Traffic

A continuación te voy a explicar cómo puedes aumentar tus ventas con un coste menor. ¡Toma nota! 

 

Google Shopping Vs Google Adwords: ¿en qué se diferencian?

Las campañas de Google Shopping son similares a las campañas de Google Adwords en search pero con matices diferentes. Ambas estrategias son de pago a CPC y se les muestra al usuario cuando realiza una búsqueda referente a lo que estás pujando.

Sin embargo, existe una clara diferencia entre las dos: las palabras clave.

En Shopping no se pueden comprar keywords, las campañas atienden a las búsquedas basándose en el feed de datos que se aloja en el Merchant Center. Por eso, es necesario tener un feed muy bien optimizado y trabajar continuamente las keywords negativas para tener un control de las impresiones de tus campañas.

 

¿Cuáles son las ventajas de Google Shopping?

Las campañas de Google Shopping están muy orientadas a la conversión, ya que el usuario que utiliza este servicio sabe lo que quiere y en definitiva le interesa comparar precios. De este modo se sitúa en la fase de decisión del funnel de compra, llegando a tener ratios de venta mejores que en las campañas de search.

De hecho, a través de un estudio, se ha podido demostrar que otorgando mayor peso a las campañas de Shopping se consigue aumentar los ratios de venta globales en un 14%.

Además, en términos generales, estas campañas te ayudan a tener unos CPCs más económicos que los de los anuncios de texto en search. De esta manera los CPA’s son a su vez más bajos y se consigue un retorno de inversión mejor.                                                                          

¿Qué puedes hacer para atraer las ventas? Lo más importante es hacer una buena estrategia de implementación; para ello las campañas de Google Shopping tienen mucho potencial, por eso hay que saber “explotarlas” bien.

 

Amplio inventario y precios competitivos: dos factores fundamentales

El precio es uno de los factores más importantes a la hora de realizar una compra. Por este motivo necesitas conocer bien el producto que estás vendiendo y su comportamiento en el mercado, tanto en tienda física como en tienda online.

Por otro lado, además de tener un feed bien optimizado y precios competitivos, tienes que disponer de un amplio inventario de productos.

Una vez que tengas todo esto controlado puedes ponerte manos a la obra para crear una buena estrategia.

 

¿Cuál es la mejor estrategia?

En este tipo de campañas no existe una (única) mejor estrategia para todos los clientes de retail: lo que se debe hacer es adecuar cada una de ellas a los objetivos del cliente.

Sin embargo, un punto clave es el de crear diferentes tipologías de campañas donde poder dar diferentes prioridades según tus objetivos, ya sean productos competitivos, productos más vendidos, productos con menor stock, con mayor stock, con ofertas etc.

 

Tipos de prioridades

La prioridad de una campaña se determina según la importancia de los productos que hay en ella a la hora de competir en la subasta. En base a esto, tendremos prioridad baja, media y alta.

1. Prioridad Baja:

Aquí compiten productos con una prioridad menor, es decir, que entre varias campañas donde se encuentren las mismas referencias, tendrán una relevancia menor los productos de una campaña con prioridad baja que los de prioridad media o alta.

  • Estrategia: está segmentada a nivel más bajo de categorías de productos.
  • El número de referencias es muy alto.
  • Puja: tiene que competir en la subasta con una puja más baja.
  • Presupuesto: no tiene porqué ser menor al de otras prioridades. Hay que tener siempre en cuenta en el inventario de productos lo que tienes añadido en la campaña.
  • Ejemplo: una campaña que aglutine todo tu inventario.

 

2. Prioridad Media:

Se trata de campañas con mayor relevancia que las de prioridad media; los productos que se encuentren en ambas campañas compiten entre sí.

  • Estrategia: en este caso está segmentada a un nivel más alto, por ejemplo agregando atributos ‘custom label’ (etiqueta que se le asigna a un producto para facilitar la  organización de ofertas e informes) que se establecen en el feed de productos para diferenciar productos más vendidos, con mayor revenue, más competitivos etc.
  • Número de referencias: será más reducido. De esta manera nos aseguramos que sean más “top” y puedan salir en la subasta añadiendo una puja mayor de las que tenemos añadidas en prioridad baja.
  • Puja: pueden competir en la subasta con una puja más alta.
  • Presupuesto: tiene que ser mayor, también teniendo en cuenta el volumen de inventario que tenemos añadido.
  • Ejemplo: una campaña de productos en estacionalidad.

 

4. Prioridad Alta:

La campaña con prioridad alta prevalece sobre la campaña de prioridad más baja.

  • Estrategia: está segmentada a un nivel muy alto como es el ID.
  • El número de referencias es aún más reducido.
  • Puja: pueden competir en la subasta con una puja aún mayor.
  • Te interesa tener más presupuesto para conseguir una visibilidad mayor, ya que tienes ofertas en ciertos artículos y por tanto, mayor oportunidad de venta.
  • Ejemplo: campañas promocionales en ciertos artículos estacionales.

 

Otras Estrategias

Aunque en Google Shopping no puedas comprar keywords sí que es posible controlar las búsquedas utilizando otras estrategias en las campañas:

  • Estrategia de marca: no puedes añadir keywords positivas pero sí negativizar “en exacta” -para no capar el tráfico- keywords que no contengan la marca. Este tipo de estrategia conlleva un seguimiento constante de los términos de búsqueda.
  • Estrategia de Genéricos: al igual que en la estrategia de marca, consiste en añadir keywords negativas en base al SQR (Search Query Report) de palabras que contengan marcas.

 

¿Cómo optimizar el rendimiento de tus campañas en Google Shopping?

  • Pujas: puedes establecer una estrategia de pujas de acuerdo a las referencias que quieras destacar, incluso establecer pujas más altas para impactar a los usuarios que te visitaron anteriormente a través de listas de remarketing para anuncios de la red de búsqueda.
  • Excluir referencias o categorías: puedes realizar optimizaciones excluyendo aquello que no te interese comunicar, ya sea porque tenga un coste muy elevado o porque tu presupuesto sea limitado.
  • Productos: si alguna categoría tiene mucho potencial y crees que se puede explotar más, la mejor manera de optimizarla es sacando el producto en campaña y excluirlo de la campaña anterior.
  • Horarios: una vez que tengas datos suficientes donde poder ver el comportamiento del usuario, puedes establecer controles de pujas y presupuestos por horas.
  • Días de la semana: si tienes claro que ciertas campañas no atraen ventas en ciertos días de la semana, puedes aumentar la inversión o las pujas en los días que más conviertan.
  • Negativas: revisar los términos de búsqueda de los grupos de productos para incluir keywords negativas que te ayuden a controlar dónde te interese aparecer.

 

Un aumento de las ventas es posible con una buena estrategia

Aplicando las estrategias de campañas en función de tus objetivos podrás llegar a multiplicar las ventas y minimizar costes.

Prueba de ello es un caso práctico realizado durante un mes, con pocas promociones para evaluar resultados, donde se pudo comprobar que en las semanas donde el mayor peso de la inversión estaba en Google Shopping, la marca llegó a cuadruplicar las ventas abaratando los costes en un 53%.

Haz la prueba, verás cómo aumentan las ventas de tu ecommerce ;)

 

Si además quieres saber cómo “sacarle partido” a las fechas importantes, no te pierdas nuestro artículo sobre “Black Friday y Cyber Monday 2016: ¿cómo diseñar una buena estrategia?”. La “navidad ecommerce” está a la vuelta de la esquina: aprovecha esta época del año que se ha convertido en una clara oportunidad de venta para las marcas.

 

 

There is a mobile optimized version of this page, view AMP version.

Comenta el artículo

Lo necesitamos

Lo necesitamos

Suscríbete a nuestro feed de ideas